Colores que lucen anticuados y cómo reemplazarlos

Te damos las mejores alternativas para que tu casa se vea renovada con tan solo una mano de pintura.

Aunque estos colores fueron muy populares años atrás, ya no se ven tanto en la decoración actual. Las tendencias del momento nos llevan a alejarnos de los colores intensos y reemplazarlos por colores que evoquen calma, armonía, bienestar y por sobre todo, contacto con la naturaleza.

El rojo ya no está en tendencia, especialmente si hablamos de dormitorios, es un color muy pasional que transmite un sin fin de emociones, pero su gran intensidad no nos brinda la calma que necesitamos para lograr un ambiente armonioso.

Una buena opción es cambiarlo por terracota u otros tonos tierras más apagados.

No te pierdas: Soluciones para separar ambientes con estilo

De la misma manera, el rosa fucsia y los magentas, que en algún momento fueron muy alegres y recientemente volvieron a estar de moda en el mundo del fashion, son demasiado llamativos para grandes superficies en el hogar, por lo que no ayudan a la concentración.

Lo mejor es utilizar rosas menos intensos y naturales, como el rosa viejo o rosa empolvado, los cuales además, son una de las tendencias más vigentes en decoración por su delicadeza y fácil combinación.

El violeta fuerte es demasiado ruidoso, generalmente uno pensaría que la solución es optar por un tono claro como el lila, pero ambos son colores que quedaron en el pasado.

Una alternativa perfecta es optar por el color malva, una gama de violeta pálido mucho más sofisticado y agradable a la vista.

No te pierdas: Empapelado: tus paredes llenas de personalidad

El marrón oscuro solía quedar muy elegante, pero actualmente lo ideal es alejarse de estos colores tan oscuros que apagan mucho los ambientes.

La mejor solución es reemplazarlo por un tono más claro y lleno de estilo como el topo, también conocido como taupe. Esta hermosa mezcla entre marrón y gris clarito, es uno de los más elegidos por los interioristas gracias a su calidez, fácil combinación, belleza natural y efecto relajante.

A pesar de que el color verde es uno de los que más evoca a la naturaleza, no todos sus tonos nos brindan paz y armonía. Por ejemplo el verde lima o el neón suelen verse muy artificiales y ruidosos.

Por ello, los elegidos del momento son los más orgánicos y delicados, como el verde menta, el salvia y el oliva.

No te pierdas: Cómo llevar el estilo industrial a tu hogar

El turquesa suele aumentar su popularidad en verano, pero al ser tan estridente nos cansa demasiado rápido.

Si buscas un color que te recuerde al mar, capaz de llenar de frescura y calma tus espacios, puedes optar por el celeste pastel o azules profundos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí