Cómo llevar el estilo industrial a tu hogar

Te contamos los elementos clave para darle un nuevo look a tu hogar y que se sienta como un bellísimo loft.

Allá por la época del 50 en Nueva York, muchas fábricas y talleres en desuso pasaron a convertirse en viviendas, fue así como nacieron los lofts y el estilo de decoración industrial que nos acompaña hasta la actualidad.

Dentro de este estilo se destaca la utilización de materiales de construcción a la vista como vigas en el techo, columnas de hierro, paredes de ladrillo o cemento, tuberías y conductos expuestos. Los grandes ventanales de hierro, típicos de las fábricas, son otro aspecto clave del estilo.

Además, lo industrial se lleva perfecto con los espacios amplios y minimalistas, donde los pocos elementos decorativos, artísticos y muebles terminan de aportar todo el carácter a la decoración.

No te pierdas: Empapelado: tus paredes llenas de personalidad

A la hora de elegir muebles tienes mucha libertad de combinar materiales, aunque los más característicos son la madera rústica, el hierro y la chapa. También puedes incorporar muebles clásicos, algo de cuero para mayor calidez y cualquier otro material al natural.

Una buena iluminación en la onda industrial es fundamental para conseguir el efecto que buscamos en nuestra decoración. Los ejemplos más comunes son las grandes luminarias de metal, las lámparas estilo cine o de estudio, y las bombillas tipo Edison con filamento a la vista, esas que están bien de moda últimamente.

No te pierdas: Soluciones para separar ambientes con estilo

Es un estilo tan versátil y dinámico que resulta súper atemporal, podrás combinarlo con casi cualquier otro estilo como el rústico, nórdico, vintage, campestre o mid century, para lograr un look ecléctico de mucho carácter.

Los colores que más se ven dentro de la onda industrial son los neutros como grises y blancos, así como beige o marrón, y por sobre todo el negro, protagonista en muchos muebles, objetos o como pared de acento.

No te pierdas: Decora tu hogar con efecto degradado

Para crear un ambiente inconfundiblemente industrial es muy útil la reutilización de muebles antiguos o de apariencia desgastada como lockers, baúles, cajones de madera, viejos ficheros metálicos y pallets reciclados a modo de muebles.

Del mismo modo, en una tienda de segunda mano puedes encontrar una gran variedad de accesorios vintage, ideales para cerrar la estética con piezas únicas como herramientas, máquinas de escribir, letreros, cestos de metal, mesas con ruedas, relojes o teléfonos antiguos.

Si andabas buscando un estilo sencillo pero con toda la onda ¡el industrial es para vos!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí