Kim Kardashian da vuelta a la página y sale en una noche de chicas

¿Depresión? ¿Fracaso? Esas son dos palabras que jamás irán en un mismo enunciado en el que se esté hablando sobre Kim Kardashian.

Kim Kardashian, la despampanante empresaria, recién acaba de pedirle el divorcio a Kanye West y parece que está lista para asumir su nueva vida con la cabeza en alto.

Sin importarle un poco que éste sea su tercer divorcio, Kim ha dejado de usar su sortija de matrimonio y gozó una “noche de chicas” con su hermana Kourtney.

Sabiéndose el centro de atención en Matsuhisa, un restaurante de lujo en Beverly Hills, Kim no paró de sonreír cuando las miradas curiosas se posaron en ella y su hermana.

Incluso, lanzó besos al aire de manera juguetona, mientras disfrutaba que las miradas en el lugar se dirigieran hacia ella con asombro.

Aunque Kourtney tiene poco de haber comenzado a salir con el baterista Travis Barker, no tuvo reparo en acompañar a su hermana para olvidarse de cualquier desafío emocional de apellido West. Juntas bromearon y se entretuvieron por un rato.

Tan deslumbrante como siempre, Kourtney seleccionó un atuendo que podría estar inspirado en Selena Quintanilla: con bra negro, blusa del mismo tono con transparencias y un pantalón oscuro que le llega a la cintura.

Como sus accesorios elegidos para la noche, Kourtney llevó un bolso Hermes Mini Kelly con valor por encima de los 25,700 dólares, así como pumps de Prada hechos en Italia cuyo precio es de 1,150 dólares.

Mientras que, Kim, triunfante, volvía a la mesa luciendo un vestido entallado, demostró que está lista para lo que venga y que no está tirada en el baño sufriendo por el fin de su matrimonio.

Además de tener una basta colección de joyas, prendas y zapatos, entre los que se encuentran sus sandalias The Attico de 800 dólares, Kim aún tiene muchos negocios fructíferos en mente para entretenerse y a sus cuatro hijos que continúan creciendo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí