La última casa donde vivió Naya Rivera está en venta

La casa que Naya Rivera compartía con su pequeño hijo antes de su accidente, acaba de entrar al mercado en $2.7 millones.

La actriz, quien murió ahogada trágicamente hace seis meses, había comprado la casa en 2018 por $2.6 millones y vivía allí con su hijo hasta su fatal accidente.

Te contamos un poco más sobre la propiedad que la familia de Naya ha decidido vender para poder seguir adelante.

Construida en 1935, fue renovada recientemente, lo que incrementó su valor $100,000 dólares por arriba de lo que habría pagado la fallecida estrella de Glee. Uno de sus aspectos más notorios son sus elegantes pisos de madera de roble blanco natural.

La casa en el lujoso barrio de Los Feliz en Los Ángeles, tiene 260 m² de espacio habitable, distribuidos en 4 habitaciones, 3 baños y una oficina.

Su amplia cocina cuenta con bellísimos gabinetes de madera personalizados y encimeras de mármol italiano de Carrara, asi como un refrigerador Bosch oculto y una estufa italiana Bertazzoni.

El piso de toda la casa esta forrado con tablones anchos de roble y su sala de estar, de estilo clásico francés, cuenta con una chimenea antigua.

En el segundo nivel hay dos recamaras que comparten un baño, y la recamara principal que además tiene su propia terraza privada.

La suite principal también tiene un espacioso vestidor y un moderno baño con tina y regadera independiente.

En el piso de abajo esta lo que viene siendo la oficina, que se podría usar como una recamara más puesto que tiene su propio baño completo con elegantes acabados, como lo son sus azulejos Clé hechos a mano y papel tapiz floreado en el techo.

En el patio trasero, construyeron una piscina totalmente nueva y zona para hacer asados con un romántico comedor, todo rodeado por su bello césped y arboles que ofrecen algo de privacidad de los vecinos.

Junto a la piscina, hay un camino de entrada que conduce al garaje, que es independiente de la casa.

Naya Rivera tenía 33 años cuando se ahogó en el lago Piru de California el 8 de julio de 2020, mientras daba un paseo en bote con su hijo Josey, ahora de cinco años de edad,

Tras una búsqueda extensiva, su cuerpo fue encontrado cinco días después.

El niño ahora vive con su padre, el exmarido de Naya, Ryan Dorsey.

En noviembre de 2020, sus familiares presentaron una demanda en contra del condado de Ventura, y los administradores del lago Piru, alegando negligencia por su muerte, ya que el bote no contaba con escalera, ni cuerda de seguridad o ancla, lo que muy probablemente habría evitado la dolorosa muerte de la actriz.

Tras una búsqueda extensiva, su cuerpo fue encontrado cinco días después.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here