Simone Biles está de vuelta en Estados Unidos tras conquistar Tokio

Simone Biles era una de las gimnastas favoritas para ganar medallas en Tokio 2021, ahora no sólo los deportistas la admiran.

Simone Biles dejó una gran lección de vida durante su paso por Tokio 2021, ya que a pesar de ser una de las deportistas de alto rendimiento de las que se esperaban más medallas y se trataba de la gimnasta que Estados Unidos prácticamente blindó para que llegara a competir a los juegos olímpicos, fue sincera respecto a sus prioridades y se retiró de algunas competencias en favor de su salud mental.

Biles admitió sentirse bajo mucha presión y estar insegura sobre su desempeño, así que puso en primer lugar a su bienestar físico y mental, ya que cualquier distracción en un deporte de tanto impacto puede convertirse en caídas y accidentes que paralicen a las gimnastas.

Simone volvió a casa con la fortuna de haberse liberado de un peso enorme con el que cargaba, pero a pesar de no ostentar una medalla, se ganó aún más el reconocimiento del mundo entero, pues lo que hizo fue un acto de valor digno de aplaudirse al que colegas como Michael Phelps y Dominique Moceanu se han sumado para alzar la voz sobre la presión, soledad y depresión que muchas veces afectan a los deportistas de su nivel cuando se encuentran en ámbitos tan competitivos.

Acompañada por sus compañeras Jade Carey, Jordan Chiles y Mykayla Skinner que también forman parte del equipo de gimnasia olímpica femenina de Estados Unidos, Biles recuperó el aliento cuando aterrizó en Houston hace unos días y fue recibida por sus amigos y familiares. Contenta de estar de vuelta en casa, se le ha visto caminar sobre Times Square donde dio algunas propinas a artistas callejeros y fue de compras con sus amigas a Forever 21. Su siguiente parada fue en Texas, donde se encontró con su novio Jonathan Owens durante una práctica de la NFL.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí