Slow deco: convierte tu casa en un refugio de paz

Crea en tu hogar un mundo aparte lleno de naturaleza, calma y armonía con ayuda de la filosofía “slow life”.

El “slow life” es una filosofía de vida que surgió en los años 80’s para ayudarnos a vivir con gusto cada momento y desacelerar nuestro día a día. La decoración de nuestra casa juega un papel clave en este sentido, por eso apoyada por su fuerte conexión con la naturaleza las casas “slow” son un oasis de paz.

En este estilo, todo lo que evoque a la naturaleza es un must, la madera al natural o restaurada es la estrella principal, junto a la cerámica, el mimbre, el ratán, ramas, hojas de pampa y por supuesto nuestras queridas plantas.

No te pierdas: El poder de las macetas en la decoración

Predominan los colores más claros, neutros, gris claro, también los tonos tierra, pero mayormente blanco y beige como combinación estrella, para una paleta natural y relajada.

Para lograr una sensación de armonía en nuestros ambientes es fundamental el orden y la limpieza. El estilo “slow” nos propone mantener la decoración al mínimo y habilitar nuevos lugares de guardado para que nada nos distraiga, como cestos, baúles o algún mueble reciclado.

Como queremos aumentar la conexión con la naturaleza, es importante que no tengamos muchos aparatos eléctricos a la vista, así que guarda la licuadora que tienes en la encimera y olvídate de los relojes.

Cuanto más a gusto nos sentimos, es más fácil relajarse, por eso no dudes en usar mantas y cojines hasta que todo esté bien cómodo. Elige textiles naturales bien suaves como algodón, lana y lino, que brindan confort visual y nos invitan a quedarnos.

No te pierdas: 10 consejos imperdibles para renovar tu casa

Un concepto genial de este estilo es “dejar el estrés del otro lado de la puerta”, llegar a tu casa tiene que ser una experiencia reconfortante y serena. Te proponemos que armes un recibidor bien completo: un perchero, cestos, un lugar donde dejar las llaves, unas plantas, un banco o silla para sacarnos los zapatos; todo lo que nos ayude a frenar el ritmo y desconectarnos fácilmente del exterior.

Una casa “slow” está llena de rincones para relajarse, leer un buen libro, descansar y desacelerarse. Para lograrlo, puedes simplemente cambiar tu sillón por uno bien cómodo y amplio, colgar una hermosa hamaca o crear un rincón de relax con unos cojines, una luz tenue y una mesa.

No te pierdas: Muebles con curvas irresistibles

Esta tendencia nos invita a prestarle especial atención a los baños, porque los podemos convertir en nuestro propio spa casero y centro de relajación. Incorpora cestos que te ayuden a ordenar, velas para mejorar el ambiente, toallas bien suaves y no te olvides de los aromas naturales.

¡Súmate al slow deco! Deja que el tiempo pase más lento en tu casa para disfrutar al máximo los pequeños placeres de la vida.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí